Días en Peñíscola


Con el buen tiempo nos animamos a planificar nuestras esperadas vacaciones de verano y cada vez es más difícil encontrar la comodidad de un alojamiento, ni que decir tiene, el que tengamos un trato correcto y que además sea asequible a nuestro presupuesto ¡es toda una carrera de fondo!

Eso sí, no perdemos nuestras ganas de mirar y mirar hasta encontrar aquello que es más adecuado a lo que buscamos.

Como sabes estos días hemos visitado la ciudad de Peñíscola en Castellón, por primera vez (sé que much@s lo conoceréis) pero para aquell@s que todavía no habéis ido, os cuento un poquito qué lugares podéis visitar y algunos truquillos para que os salga más económica la estancia.

Buscamos un alojamiento que fuese económico y que estuviese cerca de una playa en la que los niños se pudieran bañar, sin el problema de encontrar la típica playa de roca. Nos decidimos por buscar alojamiento en la Avenida Papa Luna, porque la playa es inmensa y de arena.

Estuvimos mirando en las Urbanizaciones de Tierra de Irta, pero la playa aquí es casi toda de roca, aunque los alojamientos son fabulosos.

Por casualidad entre tanta indecisión encontré los apartamentos ALTUBEL escogimos un apartamento en el “Edificio Picasso” fantástico y super completo; tenía todo el equipamiento necesario para pasar unas vacaciones; con piscina, parking privado y vistas al mar.

vistas desde el apartamento

No os lo creeréis, pero todo el alojamiento durante 5 días/4 noches nos salió por 175 €. El trato fue inmejorable; nos informaron sobre la localidad, puntos turísticos, se preocuparon por nuestra llegada en todo momento ¡totalmente recomendable!

La ciudad de Peñíscola tiene una gran variedad de actividades culturales y de ocio durante todo el año. Estuvimos visitando el Castillo de Peñíscola/ Castell que se encuentra en un enclave estratégico, en pleno centro histórico.

Desde él, las vistas son espectaculares, la historia es un enganche y el precio está realmente bien, además incluye la entrada al Parque de Artillería / Parc d’ Artillería (los peques menores de 8 años no pagan) os dejo el link para que veáis los precios.

Si vais a visitar el centro, os recomiendo aparcar el coche en el puerto, para tenerlo cerca ya que hay que andar bastante y todo lo que vimos es zona azul; si bajas la aplicación telpark y seleccionas la zona centro (icono azul) te será mucho más fácil desde el móvil pagar y que no se te pase el ticket.

Faro de Peñíscola

Castillo Templario

Llevaba algún tiempo sin la musa de la inspiración como decimos por aquí, ji, ji, pero pasar por Peñíscola es como un chute de adrenalina y ganas de crear y crear cosas bonitas sobre todo de cara al verano.

Cada balcón y cada calle es sorprendente (no es Grecia, la verdad) pero es como estar viviendo en una pequeña isla griega como dice mi madre, solo que en España.

Terraza para tomar algo en pleno acantilado, muy barata y coqueta.

Balcones bonitos

Subida por el Bufador de Peñíscola

Todas las calles son un espectáculo de tiendas de artesanía y recuerdos para llevar.

Pasar por la Casa de las Conchas, la Bajada del Bufador o coger un catamarán, es visita obligada en Peñíscola.

Está repleto de restaurantes, tabernas y terrazas para todo tipo de gustos.

Para aquellos que no lo conozcáis, os los recomiendo tanto para ir en familia, pareja o viaje de amigos, es un hermoso lugar.

Se puede ver también un Museo del Mar fabuloso en pleno acantilado, el Museo de la Magia de Yunke para los más peques, la descarga en el puerto de los barcos por la tarde e incluso si tenéis la gran suerte de encontrar algún rodaje que otro será toda una experiencia ¡está considerada Ciudad del Cine!

Hasta aquí el post de ésta semana, espero que te haya gustado y si así ha sido, recuerda valorarlo y poner muchas estrellitas.

Un abrazo grande, nos vemos en el siguiente.