Mi Cuento de Navidad


¡No quiero despertar! – Me decía una y otra vez. De pequeña, mis tardes llegaban a ser tan largas que me daba tiempo a soñar con ser una pequeña elfa de la fábrica de Santa. Allí construía juguetes de madera mientras merendaba un chocolate caliente lleno de muchas nubes y jugaba a hacer guerras de bolas de nieve con los demás elfos ¿alguna vez has soñado lo mismo?

Seguramente hayas soñado el mismo sueño.  Cuando somos unos enanos tenemos tanta imaginación que nos da tiempo a imaginar vivir en un bosque plagado de nieve blanca con una cabaña de madera y una buena chimenea secando nuestros calcetines, jajaja, ¡sería fantástico! al fin y al cabo soñar no cuesta dinero y la ilusión es lo que cuenta.

Así que con estos tres arbolitos que compré en Sostrene Grene  del centro comercial Xanadu he querido crear ese bosquecillo soñado en mi loca cabeza de mamá elfa.

Los he decorado con pintura chalk paint blanca pintada con una pequeña brocha y con ayuda de un stencil se puede aplicar pintura metallic paint  real gold de Pinturas la pajarita y decorar unas pequeñas estrellas con pincel de estarcir.

Anuncios