SOBRE MÍ

Entre dos ciudades, sí como lo oyes, entre dos de las ciudades más bellas de España he pasado mi vida con el corazón partío. Nací y crecí en Madrid, muero por mi ciudad natal,  me ha dado y me sigue dando todo cuanto soy.

A los doce años, mis padres se mudaron a Ugena, un pueblecito de Toledo, aquí, pasé la mejor adolescencia que se puede tener:  sus gentes en el fresco (como por aquí dicen) cada noche sacaban las hamacas de playa a la puerta de las casas y se  reunían en familia, las fiestas del pueblo eran interminables,  bailabas hasta que no te quedaba suela del zapato entre pasodobles, “Paquito el Chocolatero” o lo que la orquesta se “terciase” (expresión típica)

He de decir, que pasé unos años terribles hasta que puse un pie en la calle.  Aquello de la mudanza no entraba dentro de mis planes… no me terminaba de acostumbrar a mi nueva forma de vida. Hoy en día, me siento afortunada de haber encontrado aquí, al que es mi compañero, mi confidente, mi amigo y mi marido con el que,  tuve dos enanos que me roban la vida literalmente a cada instante y que nada cambian por su pueblo.

Seguramente la combinación explosiva entre la urbe y la paz absoluta, es el resultado de mis escapes en plan bohemio a la naturaleza, el estilo “lagom” en casa o mis ataques de histeria con querer salir a quemar la noche hasta terminar con los tacones en la mano.

Mi formación ha sido en torno  al campo de la Administración de Empresa. He trabajado la mayor parte de mi vida como Administrativa, Secretaria y más tarde como Jefe del Dpto. Administración durante siete años en la que, fue un placer compartir experiencias con personas  fabulosas.

Algunos años los pasé al cuidado de mis niños que, por problemas de salud, requirieron todo mi tiempo para su recuperación, hasta que hace tres años pude reincorporarme al mundo laboral como Teleoperadora.

¿Mis gustos?  Mi color por supuesto,  el azul del mar, mi pasión, la naturaleza y lo que me hace perder la cabeza sin duda ¡viajar!

Podría escribir un libro sobre mi vida, pero sería demasiado estresante así es que, prefiero que hablemos sobre cómo pintaremos el próximo mueble, de qué color vamos a hacer el siguiente atrapasueños o qué tal te ha ido el día hoy.

¿Me acompañas?

Anuncios